El estado de la Ciencia delimita la frontera de la responsabilidad